Alimentación sana, Te ha sucedido alguna vez…

Allimentación sana

Que pasas horas estudiando y preparándote para pasar un examen y cuando llega hora te falla la memoria?.  Cuando el cerebro tiene la tarea de “recordar”, se registra una serie de movimientos a nivel neuronal (neuronas son las células de ese vital órgano), que requieren un sin número de elementos para cumplir su objetivo.

El organismo adquiere esos elementos de los alimentos, y no de cualquier alimento, de una Alimentación Sana, por lo tanto debemos suministrárselos en las cantidades necesarias, en el momento oportuno y tu cerebro hora un excelente trabajo intelectual.

De acuerdo al fallecido científico estadounidense Carl Sagan, el cerebro humano promedio contiene algo así como 100 billones de células nerviosas, lo que nos permite almacenar en la mente el equivalente a 10 billones de páginas de enciclopedia. Los estudiosos del cerebro estiman que únicamente retenemos el 1% de la información diaria que recibimos, la cual traduce y convierte en pensamiento inteligente ese órgano.

La Memoria es la capacidad de almacenar información en el cerebro, de modo que pueda ser utilizada en momentos adecuados. Se clasifica de acuerdo a los puntos de enfoque o interés, pudiendo ser inmediata, reciente y remota.

Una Alimentación sana  brinda una buena salud física y mental como por ejemplo:

a) Calcio y fósforo. Ambos permiten la transmisión de información entre las neuronas, regulando procesos mentales que intervienen en forma importante en la memoria. Están presentes en la leche, queso, almendras, avellanas, nueces y germen de trigo.

A manera de suplemento nutritivo se puede consumir lecitina de soya, que bien puede tomarse todos los días (una cucharadita después de cada comida), ya que además de motivar las actividades cerebrales, tiene acción compensadora de los niveles del colesterol, es decir, baja el malo y sube el bueno.

b) Cobre. Mineral que equilibra el organismo y tiene efectos sedantes para proporcionar concentración durante el trabajo intelectual. Se encuentra en germen de trigo, leche y sus derivados, espinacas; además, colabora en la formación de glóbulos rojos, responsables de conducir oxígeno al cerebro por medio de la sangre.

c) Magnesio. Elemento que refuerza la memoria y estimula el buen funcionamiento de las neuronas. Pan integral, chocolate, garbanzo, frijol, arroz, espinaca, papaya y plátano, además de germen de trigo, son ricos en este mineral.

d) Glucosa. Es uno de los principales sustentos del cerebro durante la actividad intelectual, por lo que es recomendable consumir miel o jugo de frutas de manera equilibrada, pues el exceso puede traer otro tipo de problemas (como diabetes), y una baja administración puede llevar a hipoglucemia (nivel reducido de azúcar) que haría que el cerebro no funcione adecuadamente.

**REPORTE GRATUITO** Haz Clic Aquí: http://descubreelpoderdecomersano.com/ y descargalo AHORA

Alimentación sana

e) Aminoácidos y oligoelementos. Este conjunto de alimentos activa la potencia cerebral y en particular la capacidad de recordar, eleva el estado de ánimo. Los encontramos en levadura de cerveza y almendras.

f) Vitaminas. La vitamina A (retinol) repara los tejidos, es importante para la vista, combate bacterias e infecciones, y ayuda a la formación de huesos y dientes. Está presente en acelgas, berros, espinacas y zanahoria.

Las vitaminas del grupo B inciden significativamente en los cambios de humor y en el rendimiento del cerebro. Un ejemplo de ello es la tíamina o vitamina B1. La contiene vegetales de hojas verdes, legumbres, y levadura de cerveza, así como cereales integrales y leche. Su deficiencia podría llevar a la pérdida de la conciencia, disminución de memoria y potencial daño cerebral.

Tocoferol o vitamina E se encarga de proteger a los glóbulos rojos, es esencial en el bienestar de las células del organismo y la prevención de coágulos sanguíneos internos. Las oleaginosas en general, como nueces (de Castilla y de la India), castañas y almendras son la más notable fuente de esta vitamina.

g) Carbohidratos. Son la principal fuente de energía para todas las funciones del cuerpo, desde caminar hasta pensar, dormir y memorizar; se encuentran en maíz, frijol, arroz, tortillas, trigo, pan, harinas, pastas, avena y frutas, así como en frutos como higo, plátano, sandía, manzana, fresa, papaya, durazno, pera, naranja, piña y mango.

Su consumo excesivo puede desencadenar o acentuar diabetes y problemas cardiovasculares (en corazón y vasos sanguíneos).

No es recomendable “saltarse” ninguna de las tres comidas. Una Alimentación Sana y bien balanceada compensa la posible falta de nutrientes, los cuales estimulan al cerebro para que funcione adecuadamente.

Es por esto que te recomiendo poner en práctica ya mismo lo aprendido en este artículo y adopta una alimentación sana y podrás disfrutar de una excelente salud física, mental y espiritual.

Gracias,

About Hilda Jimenez