alimentación sanaLa alimentación sana que consumas es la materia prima que necesita nuestro cuerpo para crecer, curarse y regenerarse. Por lo tanto es necesario cuidar de que el combustible que se le suministras al cuerpo sea el adecuado para mantener una alimentación sana.

La calidad de los nutrientes en los alimentos depende de la calidad de la comida en sí. Cultivado orgánicamente las frutas, los vegetales y los granos son más ricos en nutrientes y menos perjudiciales para el medio ambiente, así como para nuestro cuerpo.

Si aprendes lo que te vamos a enseñar en este artículo y lo aplicas vas a poder disfrutar de una mejor calidad de vida.

En una alimentación sana tener en cuenta siempre los siguientes pasos:

1. Escucha siempre tu cuerpo. No comas si no tienes hambre: En su lugar toma un zumo natural, una fruta, una pequeña ensalada o un vaso de agua. De la misma manera, no pases hambre si tienes apetito. Si tienes la costumbre de comer en horarios regulares cuando no tienes hambre y comas, tu hígado sufrirá con el excesivo ajetreo.

2. Bebe mínimo 8 vasos diarios de agua mineral ya que ayuda a limpiar el hígado y los riñones y a perder peso. El cuerpo necesita pequeños y frecuentes sorbos de agua, de otra manera las células se encogen por deshidratación y sus membranas se secan.

3. Evita consumir grandes cantidades de azúcar, especialmente azúcar refinado, ya que el hígado lo convertirá en grasa y colesterol. Llegará un momento en el que los triglicéridos de la sangre serán demasiado elevados y esto está asociado con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, en vez de azúcar usa miel orgánica o endulzantes naturales como la stevia, el sirope, etc… .

4. No comas en exceso o por defecto para perder peso, esto vendrá de la mano con la mejora del funcionamiento del hígado.

5. Evita los alimentos a los que puedas ser alérgico o que sepas por experiencias pasadas que no te sientan bien. Mastica la comida lentamente, ya que la digestión comienza por la saliva cuando ésta se mezcla con los alimentos en la boca.

6. No comas si te sientes tenso o ansioso ya que durante estos estados la corriente sanguínea es desviada de los intestinos e hígado a otras zonas del cuerpo.

7. Obtén las proteínas de diferentes fuentes, incluidas las legumbres, verduras,  granos, cereales, frutos secos y semillas. Las proteínas de primera clase procedentes de la combinación de estas fuentes son tan completas como las proteínas de origen animal y contiene los aminoácidos esenciales.

8. . Es importante comer solamente pan de buena calidad. En una tienda de comida natural puedes conseguir pan que no contenga sustancias artificiales. Prueba distintas variedades de pan para encontrar el que mejor te funcione, prueba el de centeno, de trigo, de maíz, de avena, de cebada y demás que puedas encontrar en tiendas de alimentos naturales. Para algo más ligero, prueba crackers de arroz, de centeno o pan de pita (árabe) sin levadura.

9. .- Evite el estreñimiento comiendo muchas frutas frescas y vegetales y bebiendo agua a lo largo del día. Evitando el estreñimiento evitarás el crecimiento de organismos no deseados en el intestino grueso.

10.Evita las grasas saturadas o en mal estado. Estas grasas insalubres pueden dañar el hígado con los cambios característicos de un “hígado obeso” similar a aquel de los consumidores de alcohol. El tipo de grasa que ingerimos diariamente es importante para la salud y la longevidad y tendrá más influencia que ninguna otra cosa sobre el funcionamiento del hígado y el peso.

Si quieres una alimentación sana y tienes problemas con los glóbulos rojos debes tener en cuenta que la anemia se produce por falta de hierro y ácido fólico, y las verduras de hoja verde (acelga, espinaca, grelos, berros o escarolas) son especialmente ricas en clorofilas, folatos y hierro, por lo que, para personas con anemia o tendencias a ella, deben incluirlas en su dieta diaria.

Además, se deben enriquecer con vitamina C muy frecuente en cítricos, kiwis, tomates, pimientos, naranjas etc. También para mujeres embarazadas son muy convenientes, pues por su alto contenido en folatos pueden prevenir trastornos en el bebé.

Las ensaladas son muy buenas aliadas para el corazón por su abundancia en antioxidantes, vitamina C y vitamina E. Los antioxidantes bloquean la acción dañina de los radicales libres, que son las sustancias implicadas en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y del cáncer.

Así que si tomaste la decisión de cambiar a una alimentación sana y bien balanceada es porque  quieres e tu salud tanto física, como mental,  emocional y espiritual que es la base para que todo funcione correctamente, esto es sentido común típico de personas exitosas…

Gracias,

 

About Hilda Jimenez