dieta sana

Para que sirve una dieta sana?

Está demostrado que una dieta sana sin carne favorece al organismo, pero, antes de dar el paso, conviene tener en cuenta elegir los alimentos adecuados.

Aunque a veces pueda parecerlo, el vegetarianismo no es una moda. Constituye no sólo una dieta sana, sino a toda una filosofía de vida. Cientos de filósofos, artistas, profetas, escritores y científicos, desde Platón hasta Gandhi o Gaudí, practicaron esta forma de vida.

Hay personas que tienen un sistema de vida que se desarrolla de acuerdo con los elementos naturales –sol, agua, tierra y aire– y orientan su vida hacia la simplicidad.

Se tiene constancia de que en los tiempos prehistóricos existieron algunos homínidos que se alimentaron exclusivamente de frutos y raíces. Por motivos históricos y coyunturales, el hombre en el Paleolítico se convirtió en cazador y depredador de diversas especies y adoptó lentamente una dieta omnívora que incluía el carnivorismo, pero también es verdad que siempre guardó un aspecto emocional positivo con respecto al sufrimiento animal, algo inimaginable en un depredador nato.

La carne cruda como tal, es un alimento en descomposición de cierta toxicidad, por ese motivo es básico que sea digerida y eliminada con rapidez. Esto sucede así en el caso de los carnívoros, cuyo aparato digestivo es sólo tres veces la longitud de su torso; en cambio, el intestino humano es 12 veces mayor, posee una pared con muchos repliegues y está lleno de recovecos, lo que supone que las sustancias no son excretadas hasta un periodo relativamente largo de tiempo.

En definitiva, es un sistema adecuado para la fibra y la celulosa, que necesitan mucho más tiempo para la digestión. Por otro lado, los animales carnívoros segregan grandes cantidades de ácidos orgánicos para digerir la carne cruda, algo que en los humanos sólo se logra a partir de hacer hiperfuncionar el hígado y el bazo, lo que a largo plazo perjudica a estos órganos que no es típico cuando se adopta una dieta sana.

Ahora bien, lo más problemático de una dieta carnívora es que los bolos alimenticios ricos en proteína tardan muchas horas en atravesar la jungla de recovecos de nuestro intestino y, antes de ser evacuados, los residuos empiezan a fermentar en el interior, con lo que asimilamos sustancias tóxicas que afectan tu salud.

Anatómicamente, nos parecemos mucho a los grandes simios y genéricamente, éstos no se alimentan de carne. Es cierto que los chimpancés cazan algunas veces, pero luego vuelven a la base de su dieta, que es frugívora y vegetariana, y los gorilas, por su parte son estrictos vegetarianos.

Como especie, por tanto, no somos carnívoros ni herbívoros, puesto que no somos rumiantes, sin embargo, tampoco podemos decir que seamos omnívoros; es decir, que lo comemos todo. Como los simios, podemos adaptarnos a cualquier dieta temporalmente, pero, por evolución y nicho trofológico, somos básicamente frugívoros y vegetarianos.

Un argumento relativamente moderno señala que una alimentación vegetariana resulta mucho más sostenible económicamente que una alimentación carnívora. Producir carne es más costoso que generar alimentos vegetales, ya que una vaca ha de alimentarse con casi diez kilos de proteína vegetal para producir un kilo de proteína animal con destino al consumo humano.

Para conseguir en torno a 2.400 calorías diarias, la persona que centra su dieta en la carne requiere una hectárea y media de terreno dedicada al ganado. Si esa misma persona basara su dieta en el trigo, podría alimentarse con la octava parte de una hectárea, lo que significa que media hectárea plantada con arroz y lentejas puede dar de comer a seis personas.

En los países industrializados, alrededor del 80% de los cereales (avena, centeno, soja, etc.) se emplea para alimentar a los animales. O dicho de otra forma, el hambre en el mundo podría desaparecer fácilmente si el hombre volviese a su alimentación natural. A todo ello hay que añadir que una parte importante de la quema de bosques en la Amazonia se debe a la constante extensión ganadera con el fin de satisfacer las demandas de las cadenas mundiales de hamburguesas.

Como puedes ver tener una dieta sana es más inteligente, ya que serás una persona saludable, con mucha mas agilidad mental y por ende mas exitosa y de paso estas colaborando con la preservación del medio ambiente. Así que no lo pienses mas adopta una dieta sana, la cual es un negocio  para tu salud y recuerda cuerpo sano mente sana tipico de personas exitosas.

Gracias,

About Hilda Jimenez