alimentación sanaDebe desaparecer la idea o creencia de que la “gordura” en los niños es sinónimo de salud, o que con la edad reducirán de peso. Para evitar la obesidad es conveniente que desde los primeros meses de la vida tus hijos adquieran un buen hábito alimentario.

No olvides nunca que tu como papá o mamá tienes un compromiso con tu familia un pacto inquebrantable que hiciste y que no puedes evadir y es el de dar lo mejor de ti para sacar tu familia adelante, de ser ejemplo para tu hijos.

Te invito a que te pongas la mano en el corazón y te preguntes estoy cumpliendo adecuadamente con este compromiso?, Mis hábitos alimenticios son buenos?, continua leyendo…

¿Qué es la obesidad?

Es la acumulación y almacenamiento excesivo de grasa, principalmente en el tejido adiposo. Se manifiesta por un incremento de peso mayor al 20% del peso ideal esperado por la edad, la talla y el sexo.  En los niños, una forma práctica, aunque no exacta, para calcular el peso a partir de los dos años de edad y hasta los cinco, resulta de multiplicar la edad en años por dos más ocho (niño de tres años=3 x 2 + 8=14 kg.) Estos factores tienen que ser cuidadosamente comparados cuando se analiza la obesidad en los niños y adolescentes.

En la mayoría de los casos el médico, los padres y el niño están más enfocados en los problemas sociales que la obesidad origina, que por las alteraciones y complicaciones metabólicas que ésta puede ocasionar, originada en los malos hábitos alimenticios que tiene toda la familia que podrían solucionarse con solo tener una alimentación sana.

¿Cuáles son las causas por la que mi hijo puede ser obeso?

Factores como el estado de salud y el ambiente en que se desarrolla el niño, juegan un papel principal en la génesis de la obesidad.
Factores predisponentes para que un niño se convierta en obeso son: que los padres sean gordos, malos hábitos de alimentación en la familia. Es más frecuente cuando la madre es la obesa, en virtud de que ella es la que convive mayor tiempo con el niño.

Actitudes sedentarias como permanecer largas horas frente a un televisor, un DVD viendo películas o con videojuegos y comiendo golosinas todo el día, si hacer ningún tipo de actividad física que le permita quemar grasa.

Son niños por lo general pasivos, reprimidos, tímidos, su gran apetito obedece a una actitud de escape, comen de manera compulsiva, tienen bajo rendimiento escolar y deportivo. Su tez rubicunda, rollizo o rechoncho.

¿Puede afectar psicológicamente la obesidad a mi hijo?

El niño y adolescente obeso muestra poca tolerancia a las actitudes de sus compañeros y familiares en relación con su aspecto y aceptación, muy pronto se sienten marginados y rechazados, los insultos de sus compañeros por lo general son destructivos.

Esta condición se exacerba en los adolescentes en los que coincide con los cambios físicos propios de su edad. Ser obeso o tener ligero sobrepeso, está fuera de moda.

El cuerpo obeso puede representar una protección, un caparazón, una barrera o una máscara como defensa para protegerse de su inseguridad, dependencia y ansiedad.

**REPORTE GRATUITO** Haz Clic Aquí: http://descubreelpoderdecomersano.com/ y descargalo AHORA

¿Cómo puedo provenir la obesidad en mi hijo?

A través de modificar los hábitos nutricionales de la familia, principalmente en los padres, quienes a pesar de no ser obesos deben vigilar estrechamente la alimentación de sus hijos y limitar el consumo exagerado de alimentos.

El ejemplo de qué alimentos, cómo y cuándo es la mejor forma para educar a los hijos. Ya que compartir los alimentos constituye una actividad social y trascendente en la relación familia, esta oportunidad debe aprovecharse para prevenir la obesidad infantil y evitar llegar al tratamiento que es muy complejo y prolongado.

Alimentar adecuadamente a los niños desde su nacimiento y durante los primeros años de vida, proporcionándoles una alimentación sana es la mejor forma de impedir que aparezca la obesidad desde los primeros meses de la vida se identifican los sabores, se conocen los alimentos, sus texturas, se adquieren los hábitos de alimentación, se marcan los gustos y las preferencias por los alimentos.

Por todas estas razones te invito a ti a que tú como padre o madre des ejemplo a tus hijos teniendo buenos hábitos alimenticios.  Si tú das buen ejemplo tus hijos te imitaran. Tener una alimentación sana basada en frutas, legumbres, vegetales, granos, cereales integrales, lácteos, semillas, etc es fácil de implementar, solo tendrás que esforzarte durante treinta días continuos y se convertirá en un hábito estupendo para toda la familia y después no tendrán que hacer ningún esfuerzo. Además cuando experimenten el bienestar físico y mental que van a tener nunca van a querer cambiar esta dieta garantizado, así que no esperes mas y cambia tu dieta ahora mismo.

Gracias,

  • Hilda Jiménez – Comprometida con tu salud y tu éxito

·     Creadora del curso:

http://descubreelpoderdecomersano.com/

About Hilda Jimenez